martes, 29 de marzo de 2016

Quise decir



Quise decir...

Quise decirte; pero no pude; el valor de entregar mi pecho contra tu laberinto, pero no quisiste
Quise decirte, mi carácter, tus tantas dudas, ya no quiero querer(me)
Quise decirte, tantas palabras que ninguna sentiste y menos escuchaste
Quise decirte, lo que temblaba cada vez que me reflejaba en tus ojos
Quise decirte, que tu inseguridad trastocaba mi amor delicado
Quise decirte, los buitres picoteaban mi carne herida después de irte
Quise decirte, gracias por hacer(me) sentir aquella falsedad de ensueño
Quise decirte, ojala la mala suerte caiga en el lecho de tu camino y te acuerdes de mi
Quise decirte, adiós entre lagrimas con la dureza de tu cínico corazón
Quiero decir, no vuelvas a cruzarte conmigo por las calles de Madrid.


...para ti no fui nadie.

sábado, 6 de junio de 2015

Pérdida de tiempo.




Puedo escribir esta noche las frases más tristes,
que estas lágrimas saladas caigan por mi rostro,
solo bebo rabia, si, perdí peso y no es por Madrid, te mentí,
te mentí por tu dualidad al no ponerte delante de mi camino, al acecho,
se me olvidó escribir.... y a ti, olvidarte de mi ,
solo anuncias la palabra "miedo",  pero más miedo tengo yo al perderte.
Busco tu sonrisa en cada aura perdida 
se empalma mi alma cada vez que escucho tu nombre,
mundos paralelos, separados por una cuerda fina que ni siquiera desgarras.
Ojala pudiera rozar ese sentimiento tan profundo tuyo,
que no es tan fácil olvidarte en otros cuerpos, 
ni tan siquiera el momento "placer" que siempre deseo, no.
Sal de tu vida y entra en mi por un momento, 
que no desgarro corazones y más cuando están reparados,
solo quiero desgranar todas tus dudas y radiar tu maestría,
quita me este castigo, que me tiene a escondidas.

sábado, 26 de abril de 2014

La primavera es un estado de ánimo



  La primera noche, cuando su mano posó sobre mi hombro, recuerdo una excitación emocional en su mirada contra la mía; él, un chico norteño, algo peculiar, con unas ansias de seguir la velada en aquella playa virgen, alejados de la multitud; acercándonos al deseo, a las ganas de conocernos, de intermediar besos, sabiendo que el amanecer florecería en cualquier momento. Aguardamos la paciencia y velozmente el susurro ante tanta naturaleza se apagó. Cada caricia un océano de sentidos, descifré el mapa de su paladar, sumergiéndome en su cálida saliva para sofocar los intentos de lujuria, nunca imaginé sentir así. La arena, una testigo más de este encuentro accidental, nos incitaba a que el sexo empezase sin miramientos; fantasear en el instante que la intimidad tuvo su final. Él, me enseño la magia de sus manos; sus ojos, un laberinto plagado de inspiración, su sonrisa nerviosa al instante de conocernos, el beso se hacía esperar, tuve la primera respiración después de despedirnos, las miradas se deshacían volviendo a casa, me sentía desproporcionada a lo que siempre hallaba, desorientada por ese amor anónimo. Fumo a placer por la espera de su arrebato, un lapso de confusiones hicieron que la espera no fuese tan arriesgada.
Situados en aquella costa marinera, tantear con la guitarra y canturrear, rubricar melodías, resoplar sentimientos, un cúmulo de sensaciones disparando entre si. Ese primer contacto, una maravilla intencionada por los delirios sensuales que entre él y yo aparecían, ese beso, su roce sobre la arena, marcas en mi piel, el descubrimiento más inesperado, ansiados por el levante, nos desnudamos, incesantemente percibiste mis pezones, acariciaste hasta la punta de mi vergüenza, tanteaste mi sexo mientras me besabas y jadeabas en el oído, mi respiración no cesa, el oleaje libidinoso nos embauca, nos arrastra hacia la marea del clímax, su interior un universo de gustación, su órgano vivo con juega con el mio, entre ellos disfrutan durante que nosotros deleitamos en morder este anhelo, sobrevivimos al oleaje de la marea, vaivenes desbocados y disparar entre aquellas sonrisas. Consentidos gemidos que aturullan llegando al clímax, palabras malsonantes que divulgo sobre tu oído, sentirte dentro de mi, refleja la luz de la luna sobre su espalda, resuenan sus costillas sobre mis caderas, impulsas en cada suspiro, incitando al orgasmo, mis piernas promueven el roce de su timidez, empapados sobre el azúcar de este elixir, poco a poco empezamos a gritar, a corrernos uno adentro del otro, gozar este trance, rebobinando con la intensidad de nuestras miradas, desvanecimos ante la atenta mirada del rocío que cae en el frío amanecer.  
Él y yo, solos ante tanta mediocridad y fue allí donde el polvo nos hizo encadenados en un ser único e indivisible. Después de enseñarme a brillar esa noche, no pude remediar susurrarle; ¿Me concedes tu primer baile?

Y así empezó nuestra primera noche...

(Continuará...)

jueves, 28 de noviembre de 2013

Sin futuro de actuar

Estoy enganchada a un boli y papel, cada camino que ando, es un párrafo mas de mi vida. Un mundo de sueños e ilusiones, toleran la tinta negra en unas manos blancas, destrozando rojos corazones. Participes de mis horribles arpias, pellizcando mi cuerpo en insistir que un trozo de mi se taladre a un arbol muerto. Evito cruzar los dedos, tras que el futuro me llena de inquietud, estoy rodeada de hojas, ramas dibujadas en formas de manos,... Introduzco mi cuerpo, a sus naturalezas, caricias entre tanto follaje, ilumina el olor a hierbabuena, entre margaritas susurran el amor fugaz.... Esta no es una historia cualquiera que pueda recitar, ni la típica foto que muestro para reinvidicar mi amor eterno parece ser que este sentimiento es distinto a los demas no es tan pasajero, mas bien un definitivo y más original Después de una gira de viajes, entre Gijón y Granada, visitar la Alhambra, degustar sus tapas y demas manjares parando en Sevilla, envaucar recuerdos, dormir en Triana despertar en Gijón, aterrizar en Valladolid y acabar en Salamanca... Allí revisé todo mi recorrido, y ahí estaba el,... Hablar de él, es tener las promesas aseguradas entre mis piernas intercalar costillas, cruzar nuestras miradas por las calles de invierno, cualquier adjetivo disimulado es una sonrisa timida a mi cuerpo mística miel que probé de sus besos, él bucea sobre mi pecho fantasear entre las almohadas y probar su boca es tocar el paraiso Coser entre mis costuras, este misterio del placer saborear sus heridas, leer en braile sobre su piel difuminar cada calima de pasión al caer la noche no hay miedo en esta conquista nadando sobre las olas de mar en este nuevo destino no interfiere en nuestras ganas de brillar.

martes, 5 de noviembre de 2013

Aprendiendo

Estoy aprendiendo que da igual que hoy me parezca un pésimo día, la vida sigue, y seguramente mañana será mejor. Estoy aprendiendo que puedo decir mucho a una persona por la forma que me mira, aunque tambien tenga un día malo: un día lluvioso, perder cosas importantes o estropearse el coche. He aprendido que siempre echarás de menos a tus padres cuando se hayan ido de tu vida. He aprendido que la vida a veces te da segundas oportunidades. He aprendido que cuando tengo el corazón abierto suelo tener la decisión correcta. He aprendido que con dolores, tienes que convertirme en una. He aprendido que cada día tienes que conocer y tocar a alguien diferente. A la gente le gusta que la abracen, o dar una palmadita en la espalda. He aprendido que aún tengo que aprender. He aprendido que la gente olvidará lo que dije, o olvidará lo que hice, pero nunca se les olvidará los que les hice sentir.

lunes, 27 de mayo de 2013

¿Sabes cuál es mi papel en todo esto?



El amor, con él, juego con las palabras, reivindico, reclamo con la austeridad con la que todo el mundo juega, como si fuera una pelota que va alla para aca y de aqui a alli. Un simple Cúpido que lanza sus flechas en forma de versos comedidos, infiltrados, sentíos; todo este universo es un pequeño colosal, todo aquel que caiga en el bucle del amor, está perpetuo de sentimientos.
Intento ayudar, procastinar el flujo que asoma por el alma, asigno el camino, dicto paso a paso y así sostengo a los pequeños corazones a que fluyan al son del encuentro, del roce, de sus besos tímidos,.....mediante ellos me expreso y lo explico en este papel albino.

miércoles, 22 de mayo de 2013

Poesía eres tú

 
 ¿Cuánta poesía te queda, poetísa?
Tanta como suspiros
¿Cuántas ganas de inspirarme tienes?
Hasta quedarte sin aliento
¿Y a ti, noche, cuántos gemidos te quedan?
Tantos como prosa y versos